sábado, 15 de julio de 2017

ANÓNIMOS




Ya no somos aquellos
los amorosos anónimos
se nos enraizó el silencio
en los ardores que quedaron pendientes

Ruedan entre las rendijas
nuestras horas ya marchitas
secas de secarse en lejanía
cuesta abajo en la avalancha de silencios

Nos volvimos sacerdotes de la nada
gesticulando sórdidas interrogantes
y es que cuando muere abruptamente
el amor no sabe que ha muerto

Paloma G. Castellanos,Autora
Derechos de autor reservados

No hay comentarios: